Jóvenes, TIC y entornos educativos.

Nuevas formas de interactuar, nuevas responsabilidades.

La utilización de las TIC en los entornos educativos por parte de los jóvenes es un tema que despierta gran interés. Hoy traemos al blog de FP al día uno de los artículos del dossier “Jóvenes y redes sociales” incluido en el número 107 de la revista TELOS de la Fundación Telefónica.

 

 

“Los jóvenes han integrado la tecnología en su vida cotidiana de forma nativa y natural y no la ven solo como una vía de comunicación o de búsqueda de información, sino también como una forma de convivencia e interacción; sobre todo en lo que se refiere a Internet, que les ayuda en sus relaciones sociales y les apoya a la hora de adaptarse e integrarse en un mundo que ya está dominado también por esa misma tecnología.

Con el uso que dan a la tecnología, los jóvenes han creado un nuevo concepto del espacio-tiempo. Están conectados con las personas y con las cosas que les importan en cualquier momento o lugar, y son a la vez productores y consumidores de contenido, es decir, prosumidores. En los entornos virtuales, su acción participativa se incrementa, ya que pueden acceder a la información pero también tienen voz para hablar, opinar y ser escuchados. Y en este proceso, las plataformas sociales cobran un especial protagonismo. En ellas, los jóvenes tienen un papel totalmente participativo a la hora de crear y compartir contenidos.

El hecho de que a las nuevas generaciones les guste estar conectadas expresa también una necesidad de formar parte de una comunidad, >de encontrar compañeros con los que compartir los mismos intereses, objetivos o necesidades. Algo que, por otra parte, no es nuevo, ya que el sentimiento de pertenencia a un grupo es inherente al ser humano. 

Además del espacio-tiempo, los jóvenes también están modificando el lenguaje, que se ha convertido en algo vivo que se adapta al entorno y que evoluciona al tiempo que lo hace el escenario en el que ellos mismos se mueven socialmente. La forma en que conversan, aprenden y se comunican ha cambiado. Utilizan mensajería instantánea, fotos, vídeos, emoticonos… con el fin de expresarse de formas cada vez más novedosas, originales y creativas.

Empoderamiento: libertad y responsabilidad

En este nuevo entorno, los jóvenes reclaman más y más que sus voces sean escuchadas en el mundo digital y para ello, es importante empoderarles, darles acceso a herramientas que les permitan informarse, participar y tomar decisiones sobre asuntos que, a corto o a largo plazo, tendrán un impacto en sus vidas. Los jóvenes, además, pueden ser unos estupendos agentes activos para el desarrollo y el cambio, porque son a la vez aprendices y desarrolladores de medios digitales. Crean sus propios blogs, sus perfiles o páginas en plataformas sociales, sus canales de televisión on line… y en ellos comparten información, inquietudes y opiniones, con jóvenes que les siguen y les apoyan, creando comunidades.

Pero este empoderamiento también lleva consigo una gran responsabilidad. Por mi trayectoria profesional y por el hecho de tener también una ahijada adolescente muy cercana, siempre he tenido un especial interés por cómo se comportan los jóvenes en Internet: cómo desarrollan su reputación personal y qué ocurre cuando se enfrentan a un problema. Es muy importante que no estén solos, debemos acompañarles en el camino.

Para conseguir ese empoderamiento es necesario ofrecerles, en primer lugar, protección, con herramientas para que puedan controlar su privacidad. Y en segundo lugar educación, para que usen Internet y las plataformas sociales de forma responsable. Y añadiría como tercera la colaboración, ya que para que los jóvenes puedan generar y compartir contenido de forma segura, es necesario un esfuerzo coordinado que implique a padres, centros de enseñanza, empresas, instituciones.... Entre todos, necesitamos fomentar una cultura de la seguridad y la responsabilidad en Internet.

Internet y redes sociales en los planes de estudio

Hoy día, por suerte, son muchas las universidades y los centros educativos los que ya integran el uso de Internet y las plataformas sociales en los planes de estudio. En los proyectos educativos que tenemos en marcha, cuando charlamos con profesores, muchos nos hablan de su búsqueda de fórmulas para adaptarse a los nuevos estilos de aprendizaje de sus alumnos y de sus ganas por aprender a integrar las plataformas sociales en el día a día, porque saben que es un entorno que los jóvenes utilizan, que van a seguir utilizando en el futuro y que les puede motivar a la hora de aprender.

La seguridad on line debería ser una conversación continua en el aula. Es bueno hablar y debatir sobre ello, de forma que los alumnos sean capaces de tomar decisiones inteligentes y responsables. Ofrecer a los jóvenes un acceso guiado a las plataformas digitales les proporciona las habilidades básicas y esenciales que les permiten saber navegar en el mundo on line y ser ciudadanos digitales totalmente preparados para afrontar este reto.

Por otro lado, el hecho de que en el entorno educativo se utilicen las plataformas sociales puede ayudar a cerrar la brecha generacional, ya que los propios profesores, tengan la edad que tengan, deben ponerse al día en materia digital, para poder a su vez enseñar y guiar a los jóvenes en ese nuevo entorno en el que se mueven. Y eso es algo que a los adultos les aporta también nuevos conocimientos y les ayuda a entender mejor a las nuevas generaciones.

Precisamente llevamos a cabo recientemente un proyecto en el que trabajamos con dos generaciones: jóvenes de entre 14 y 16 años y también seniors. Los dos utilizaron Facebook para compartir experiencias y conocimientos. El resultado fue muy positivo, ya que los jóvenes pudieron experimentar con la plataforma social como una herramienta educativa diferente a la que estaban acostumbrados y los mayores tuvieron la oportunidad de compartir sus experiencias y nutrirse también de la visión novedosa de un grupo de jóvenes que han crecido en un mundo diferente al suyo, dominado por la tecnología.

Siempre recomendamos a los adultos hablar con los jóvenes abiertamente y sin miedo de Internet y de las plataformas sociales. Estamos convencidos de que una buena comunicación entre padres, hijos y profesores sobre el uso correcto de la tecnología es clave para asegurar un empoderamiento de los jóvenes adecuado, en un entorno seguro y de respeto”.

(“Jóvenes, TIC y entornos educativos”. Natalia Bastarrachea, Revista TELOS 107. Fundación Telefónica).